Las buenas nuevas


LUCAS EL EVANGELIO DEL SALVADOR “EL ANUNCIO DE LAS BUENAS NUEVAS”

INTRODUCCIÓN

La predicación del evangelio en los pulpitos contemporáneos tiene que ser preeminente. El cristianismo contemporáneo esta desviado y debilitado, precisamente porque los pulpitos no están en mejores condiciones. Los pulpitos dejaron de ser bastiones desde donde se enseña la verdad del evangelio, para convertirse en pódiums del espectáculo y el entretenimiento.

 

Texto: Lucas 16:16-18

Tema: Después de la enseñanza de la parábola del administrador astuto, Jesús refiere una serie de enseñanzas, probablemente a sus discípulos, con respecto a la ley y los profetas; las buenas nuevas del evangelio y el divorcio.

 

Desarrollo

Ahora bien es muy probable que los fariseos estuviesen escuchando esta enseñanza de Jesús, como también escucharon la parábola del administrador astuto. Al final de la narración y la enseñanza de Jesús, los fariseos se burlaban de Jesús porque como bien lo aclara el pasaje, ellos eran amantes del dinero. Llegaron al punto de anular la Palabra de Dios, La ley y los profetas por seguir sus propias tradiciones. Marcos 7.1-8; Mateo 23: 23-26. De modo que estas enseñanzas de Jesús podrían igualmente ser pertinentes para ellos, si es que lo estaban escuchando, que era lo más seguro; puesto que siempre estaban al acecho de Jesús para sorprenderlo en algún error.

La primera de estas enseñanzas tiene  que ver precisamente con la Ley y los profetas:

 

  1. La ley y los profetas se proclamaron hasta Juan. Vv. 16-17
  • Es importante recordar que los fariseos y los maestros de la ley, eran considerados como observadores estrictos y minuciosos de la Escritura. Sin embargo llegaron a ser tan rigurosos en su cumplimiento que terminaron desarrollando tradiciones que colocaron al mismo nivel de la Escritura, dándole muchas veces más importancia y relevancia a dichas tradiciones que a la Palabra de Dios. Es por esto que esta enseñanza de Jesús, podría resultar controversial para ellos.
  • Jesús es claro en decir que la Ley y los profetas, que es como se designaba en la Escritura lo que nosotros conocemos como el Antiguo Testamento, había sido proclamado hasta Juan. Es decir a partir de Juan comenzaba una nueva dispensación, la proclamación de un Nuevo Pacto.
  • En Mateo 11: 12-14, que se constituye como un pasaje paralelo a la enseñanza de Jesús en Lucas. Jesús comenta algo muy similar a lo que menciona en el Evangelio de Lucas, sin embargo hay unas líneas que amplían y complementan su enseñanza.
  • Por ejemplo Jesús dice claramente en el versículo 14 “Y si quieren aceptar mi palabra Juan es el Elías que había de venir.” Esta es una referencia a Malaquías 4:5 donde se predice la reaparición de Elías antes del día del Señor. Para el marco de la teología judía, esto puede sonar controversial, pero a la vez revelador. De hecho muchos fariseos y maestros de la ley se convirtieron al cristianismo, pensando precisamente en este hecho. Aun cuando es cierto que Juan el Bautista no es la reencarnación de Elías, si cumplió sus mimas funciones y responsabilidades. Mateo 17:10-13; Lucas 1:17
  • Juan no era Elías, sino que actuaba como este profeta, que había predicado arrepentimiento. Por tanto, su nacimiento fue el cumplimiento de Malaquías 4:5-6 (Biblia de Estudio NVI)
  • Ahora bien, si esto era así, lo que estos fariseos tenían en frente era el cumplimiento de las profecías con respecto a la venida del Mesías. Esto tendría que ser significativo y relevante para ellos, si es que en verdad se consideraban conocedores de la Ley y los profetas. Esa primera dispensación había llegado a su término.
  • Desde ese entonces como dice Jesús se anuncian las buenas nuevas del reino de Dios. Juan era el precursor de Jesús. Toda su predicación consistía en prepararle el camino al Mesías. Juan anunciaba las buenas nuevas, el evangelio del Reino. Ese evangelio estaba encarnado en la persona de Jesús.
  • Hendriksen dice al respecto: Antes de ese tiempo Dios se había revelado en la ley y los profetas; es decir, en lo que ahora llamamos el Antiguo Testamento. Esa revelación era preparatoria. Con Juan el Bautista llegó la nueva dispensación, la del cumplimiento, como es claro por el hecho de que Juan señaló hacia Cristo que estaba realmente presente (Jn. 1:29, 36). Por lo tanto, con Juan había llegado una nueva etapa en la historia del reino de Dios (Cf. 1:1–4; Hch. 1:22; 10:37) y se estaba proclamando el evangelio del reino de Dios en los corazones y vidas por medio de mensajes y por señales confirmatorias.
  • Es absolutamente importante que quienes predicamos el evangelio, las buenas nuevas del Reino de Dios, prediquemos a Cristo y como lo dijo Pablo “y a este crucificado”. El ministerio de Juan, exaltaba a Cristo, preparó el camino para el Mesías, con un mensaje de arrepentimiento. Nosotros esperamos su segunda venida, pero mucho me temo que no  nos estamos preparando como debiéramos. Mucho del mensaje del día de hoy, no tiene que ver casi nada con Cristo. Ya no se habla de arrepentimiento, de hacer sendas derechas, de prepararse para su segunda venida. El evangelio de hoy, habla más de sensaciones, apela a las emociones y promociona insistentemente al hombre y sus anhelos. Es más antropológico que Cristológico. La ética de este evangelio moderno, ya no es la santidad, sino la prosperidad, la opulencia y la estética.
  • Ya no hay un esfuerzo por entrar en el Reino, porque la predicación de entrar por la puerta estrecha ya no es el tema esencial. Y cuando se predica el verdadero evangelio del Reino, el de arrepentimiento y fe; entonces, como fue en esa época el Reino sufre violencia y es perseguido.
  • Por consiguiente la predicación del evangelio del Reino exige una respuesta y esa respuesta debe ser la misma que se hizo evidente por parte de los judíos en Hechos 2:38.
  • Ahora bien, si Cristo es el cumplimiento de la ley, como lo enseña Pablo en Romanos 10:4; entonces eso significa que ni una sola tilde de la ley va a caer. Porque como el mismo Jesús lo señalo en Mateo 5:17-18, el no ha venido a anular o a derribar la ley, sino a darle verdadero cumplimiento. Por consiguiente, si Cristo cumplió la Ley, la respuesta obvia de los fariseos debía ser poner su fe en Cristo y caer de rodillas en su presencia como lo hizo Pablo el Apóstol, un fariseo de los más radicales que hubo en esa época y de esa forma recibir la justicia de Cristo.
  • Cristo es el cumplimiento de la ley; es él quien la llevó a su culminación, al obedecer de manera perfecta sus exigencias y cumplir sus tipos y profecías. El cristiano ya no está bajo la ley (Ro 6:15), porque Cristo lo ha liberado de la condenación que conlleva la ley, aunque esta tiene todavía una función que cumplir en la vida del redimido. El cristiano es liberado por el Espíritu Santo para que pueda cumplir con las exigencias morales de la ley. (Romanos 8:4) (Biblia de Estudio NVI)
  • De modo que el poner nuestra fe en Cristo y responder al evangelio tal como lo expresa l Biblia, somos justificados delante de Dios en Cristo. Es decir, somos hechos justos como si jamás hubiésemos pecado. Ese es el evangelio. Romanos 3:23-24

La segunda enseñanza tiene que ver con el divorcio, que fue otra de esas doctrinas diluidas por los fariseos y sus tradiciones

 

  1. Todo el que se divorcia. Vv. 18
  • Antes de abordar este tema, es importante señalar que la Biblia jamás estimula o autoriza el divorcio por cualquier circunstancia. La prerrogativa de la Palabra de Dios, es que lo que él ha unido, no lo separe el hombre.
  • En Hebreos 13: 4 se exhorta a tener en alta estima el matrimonio y la fidelidad conyugal, porque Dios juzgara a los adúlteros y a todos los que comenten inmoralidades sexuales. De modo que el divorcio no es algo que se debiera considerar como alternativa primaria.
  • De hecho Jesús asegura que la ley sigue teniendo autoridad. Por ejemplo, el adulterio sigue siendo ilegal y pecaminoso. Para la época en que Jesús abordo este asunto, el tema del divorcio se movía en dos direcciones diferentes. Particularmente motivas por dos rabinos muy famosos.
  • El Rabino Shammai sostenía que el divorcio se debía dar solo en caso de adulterio y nada más. Por otro lado estaba el Rabino Hillel que sostenía que el divorcio podía darse por cualquier razón. Incluso un tercer rabino de nombre Akiba, llegó a decir que un hombre podía divorciarse de su esposa si encontraba una más bonita. La postura que se sostuvo finalmente fue la de Hillel, por tal razón las mujeres ya no querían casarse y conformar familias. Evidentemente, Jesús apoyaba la posición de Shammai, pero más que eso. El era la autoridad final en todo esto.
  • La única causal de divorcio por parte de Jesús fue la infidelidad conyugal (Mateo 19:9). Por otro lado está la causal de Pablo en 1 de Corintios 7:10-11.
  • Es preocupante que en la actualidad, somos el país con la tasa más alta de divorcios. De hecho el cristianismo no está siendo una diferencia en ese sentido. La tasa de divorcios es muy similar a la de la sociedad secular.
  • El llamado es a considerar el matrimonio tal y como lo estima Dios, ni más ni menos. Amar nuestros matrimonios y buscar honrar a Dios de la forma en que El lo pide.

 

CONCLUSIÓN

Aun cuando pareciera que estas enseñanzas no tienen nada que ver con el contexto de la narración de Lucas, en verdad, tiene todo que ver, toda vez que los fariseos y maestros de la ley, fueron los principales infractores de la Ley, al poner sus tradiciones al mismo nivel y en el más grave de los casos cambiarla. Pero más grave aún, no reconocer a Cristo como el cumplimiento de la ley y humildemente arrepentirse y poner su fe en El.