el reino

LUCAS EL EVANGELIO DEL SALVADOR “LA VENIDA DEL REINO DE DIOS”

 

INTRODUCCIÓN

La venida de Cristo es aún inminente. Podría ocurrir en cualquier momento. El mandamiento para estar listo y vigilante es tan aplicable a nosotros como lo fue para la iglesia primitiva. De hecho, el retorno de Cristo debería ser un problema aún más urgente para nosotros, porque está acercando con el paso de cada día.

Todavía no sabemos cuándo Cristo viene, pero sí sabemos que estamos dos mil años más cerca de ese evento del que Santiago estaba en aquellos primeros días de la era cristiana, cuando el Espíritu Santo le llevó a advertir a la iglesia que la venida de el Señor estaba a la mano y el Juez ya estaba de pie en la puerta. John MacArthur

 

Texto: Lucas 17:20-37

Tema: Como resultado de la pregunta de los fariseos; Jesús explica dos doctrinas fundamentales: El lugar del Reino de Dios, y a sus discípulos; el tiempo de su venida.

 

Desarrollo

Lo primero que vamos a abordar, es el lugar del Reino de Dios.

 

  1. El Reino de Dios está entre ustedes. Vv. 20:21
  • No es muy claro el porqué los fariseos le hacen esta pregunta a Jesús. Por lo menos no hay una razón aparente. Sin embargo, es importante tener en cuenta que Jesús y lógicamente sus enseñanzas ya eran muy reconocidas en Palestina. Por otro lado, los fariseos buscaban siempre encontrar a Jesús en alguna falla al respecto. De cualquier manera es difícil objetar que no había sinceridad en su cuestionamiento, aun cuando es muy difícil.
  • Evidentemente es una pregunta motivada por un concepto erróneo con respecto al Reino de Dios. El Reino que los judío esperaban era un reino de naturaleza política. Esperaban un Mesías que los librara no de la opresión del pecado como objetivamente estaba profetizado, sino uno que los librara de la opresión del Imperio Romano.
  • Un reino donde ya no fueran ciudadanos de segunda clase como lo estaban siendo para ese momento por causa de la tiranía romana.
  • Por supuesto el reino no va a llegar con proclamaciones estruendosas, ni con ejércitos poderosos marcando por las calles de Jerusalén, ni nada por el estilo; de modo que la gente pudiera saludarlo y decir: Mírenlo aquí, Mírenlo allá.
  • Lo que Jesús quiere decir con estas expresiones es que el reino o más bien el gobierno de Dios, o el reinado de Dios no puede identificarse de forma física, porque es en esencia de naturaleza espiritual.
  • Boles señala al respecto: Su llegada no podía ser observada por los cinco sentidos, ni su progreso podía determinarse mediante sus manifestaciones externas. En otras palabras, este reino espiritual no puede ser juzgado por una manifestación exterior, por triunfos militares o políticos, o por la gloria de un reino que conquista naciones y subyuga pueblos. La naturaleza de este reino no es tal, que ellos pudiesen con los sentidos físicos localizarlo en un punto del mapa. “Porque el reino de Dios está en medio de vosotros”, o “entre vosotros”, como dicen otras versiones. Es decir, que la presencia del reino estaba entre ellos, pero no “dentro” de los fariseos.
  • El reino de Dios o el gobierno de Dios está entre ustedes, es decir, en la persona de Jesús, el Rey de Reyes y Señor de Señores.
  • Por eso el mensaje en la predicación de Jesús era: “Arrepiéntanse porque el reino de Dios está cerca” Mateo 4:17. Esta cerca o se ha acercado en la persona y ministerio de Jesús.
  • El Reino de Dios, el gobierno de Dios, exige el arrepentimiento de quienes escuchan la predicación del mensaje del Rey. Un mensaje evidentemente confrontador para los fariseos que hacen la pregunta. Pero también para nosotros al día de hoy. El mensaje es ese, sin lugar a dudas. El Rey de Reyes y Señor de Señores exige a quienes lo escuchan que se arrepientan porque el Reino de Dios, está entre nosotros. Lógicamente, esto señala objetivamente a la Soberanía de Dios sobre su creación.

Ahora se dirige a sus discípulos señalándoles el tiempo de su regreso:

 

  1. El día en que se manifieste el Hijo del Hombre. Vv. 22-37
  • Ahora bien, aquí Jesús se dirige en otro tono a sus discípulos. Les explica el tiempo de su venida, pero no necesariamente con fechas, sino, con señales particulares.
  • El regreso de Cristo es algo que ha estado sujeto a demasiada especulación y malas interpretaciones. Sin embargo, necesitamos observar lo que la Biblia y el mismo dicen al respecto para no entrar en confusiones.
  1. Jesús dice que el día de su regreso será como un relámpago. Vv. 22-25
  • Es difícil saber a qué se refería Jesús esta primera frase: Llegara el día en que anhelaran vivir siquiera uno de los días del hombre. Es posible que se refiera a la época mesiánica, al final de los tiempos. El contexto nos confirma ese hecho.
  • Jesús les dice a sus discípulos que les dirán “Mírenlo allá!, Mírenlo acá!” Jesús advierte con claridad: No vayan, no los sigan. En Mateo 24:23-26, pasaje paralelo a este. Jesús advierte categóricamente que quienes harán esos señalamientos erróneos, serán falsos maestros que realizaran grandes señales y milagros, para engañar de ser posible a los elegidos. Y vuelve a advertir: Por eso si les dicen: “! Miren que está en desierto!” no salgan; o “! Miren que está en la casa!”, No lo crean. La razón de esta advertencia es: Porque en su día el Hijo del Hombre será como u n relámpago que fulgura e ilumina el cielo de un extremo a otro. Es decir, Su venida será repentina, inesperada y publica (Lucas 12:40) Cuando se produzca, no será necesario anunciarla (Biblia de Estudio NVI).
  • Boles señala al respecto: Su venida será segura y clara, no incierta o escondida. La segunda venida de Cristo será tan repentina, tan notoria e indiscutible, que los verdaderos creyentes la reconocerán de inmediato como la venida de su Rey; y todos ellos deberán estar listos para su llegada.
  • Sin embargo como Jesús lo señala, antes de eso, tiene que sufrir muchas cosas y ser rechazado por esa generación. Lógicamente se refiere a su muerte en la cruz, la cual el profetizó en muchas ocasiones.
  1. Su regreso será como en los días de Noé y de Lot. Vv. 26-35
  • Jesús hace mención a dos eventos muy bien conocidos por sus discípulos, pero indiscutiblemente por los judíos también. El diluvio universal y la destrucción de Sodoma y Gomorra.
  • En primer lugar Jesús señala que su regreso será como en los días de Noé. En el pasaje paralelo; Mateo 24: 36-39, advierte que en cuanto al día y la hora nadie lo sabe, ni siquiera los ángeles del cielo, ni el Hijo, solo el Padre. Este señalamiento de Jesús, concuerda con el contexto del pasaje que estamos estudiando cuando dice versículos antes, que no se podrá decir ¡Mírenlo allá, Mírenlo acá! Porque su regreso será repentino y nadie tiene la posibilidad de establecer fechas o días específicos. Son los falsos maestros los que van a hacer eso. Hoy en día hay grupos que se han atrevido a ponerle fecha al regreso de Jesús, pasando por alto este tipo de advertencias y señalamientos de parte de Jesús. Es más hay quienes dicen hoy en día, que Jesús esta en tal o cual lugar y se autonombran como el Mesías esperado. Son claramente falsos profetas, falsos maestros. La Biblia es clara en ese sentido: No vayan, no los sigan, no les crean.
  • Las señales que da Jesús respecto a su venida no están conectadas a fechas, sino a eventos en la historia que guardan alguna particularidad histórica con el tiempo de su regreso. Sera como en los días de Noé. Jesús dice que la gente comía y bebía y se casaban y daban en casamiento. Es decir Vivian en el marco de su cotidianidad sin ningún tipo de preocupación. De hecho ellos fueron testigos de la construcción del arca y como dice en 1 Pedro 3:19-20 Cristo por medio de Noé, les predicó el mensaje pero no les sirvió de nada porque no obedecieron. 2 Pedro 2:5
  • Cuando Noé entró en el arca, el día del diluvio los tomó desprevenidos y ya no había tiempo de absolutamente nada mas, el diluvio los destruyó a todos.
  • Lo mismo sucedió en los días de Lot, su cotidianidad era similar. Comían, bebían, compraban y vendían, sembraban y edificaban. Vidas dentro de un marco de absoluta normalidad. No se preocupaban por nada más que sus negocios y el disfrute de sus vidas. De hecho 2 Pedro 2:7 nos ofrece un panorama bastante iluminador con respecto al tipo de vidas que llevaban y de cómo Lot se sentía abrumado por ello.
  • Jesús dice entonces que el día en que salió Lot de Sodoma, llovió fuego y azufre y acabo con todos. Los tomó absolutamente desprevenidos aunque advertidos.
  • Jesús procede a decir que así será el día en que se manifieste el Hijo del Hombre. La instrucción de los versículos 31 y 32 aplican lógicamente no solo a la inminente destrucción de Jerusalén, sino al juicio final relacionado con el regreso del Señor.
  • De hecho en 2 Pedro 3: 10-13, hay una advertencia con relación a ese día para la iglesia, no solo del primer siglo sino de todas las épocas. Es importante prestar atención, no sea que ese día nos tome desprevenidos. Estas alusiones a Noé y a Lot, son exhortaciones a estar preparados para el regreso de Nuestro Señor Jesucristo.
  • Jesús es enfático ¡Acuerdense de la esposa de Lot! Hendriksen comenta al respecto: Lo triste acerca de la esposa de Lot, sin embargo, no fue lo que muchos piensan. No fue, por lo menos no primariamente, que se volviera estatua de sal (no importa como uno quiera interpretar esto), sino que en su escala de valores ella puso la tierra antes del cielo, las cosas materiales antes de lo espiritual.
  • La exhortación del versículo 33, es pertinente recordarla. En una advertencia similar en Lucas 9:24, el llamado es a valorar más la vida eterna, que la vida en esta tierra. A perder la vida en esta tierra por causa del evangelio y ganarla para la vida eterna. Quienes procuraron salvar su vida en este mundo fueron los rebeldes del mundo de Noé y los habitantes de Sodoma y Gomorra y la perdieron en la eternidad.
  • La instrucción con la que continua Jesús, es fundamental, claramente se refiere al día del juicio, unos serán llevados con él y otros dejados a su condenación. 1 Tes 4:16-18
  • Definitivamente el llamado es a estar alertas, preparados, porque no sabemos ni el día ni la hora: Ahora bien, hermanos, ustedes no necesitan que se les escriba acerca de tiempos y fechas, porque ya saben que el día del Señor llegará como ladrón en la noche. Cuando estén diciendo: «Paz y seguridad», vendrá de improviso sobre ellos la destrucción, como le llegan a la mujer encinta los dolores de parto. De ninguna manera podrán escapar. (2 Tesalonicenses 5:1-3)
  1. Donde este el cadáver. Vv. 37
  • Esta ultima afirmación de Jesús, es un poco complicada de entender. Parece ser un proverbio muy conocido por aquella época. Dicha afirmación es producto de la pregunta que le hacen sus discípulos ¿Dónde Señor?
  • Evidentemente y según el contexto Jesús se refiere al juicio en contra de los desobedientes y rebeldes; los que tendrán una actitud similar a los habitantes de Sodoma y Gomorra y a los de la época de Noé. Hombres y mujeres muertos en delitos y pecados, objeto de la ira de Dios, que rechazaron el evangelio y se negaron a creer para ser salvados.
  • Donde quiera que haya los que están muertos espiritualmente, allí el juicio final los sorprenderá. Cf. 24:28. Los buitres se lanzan sobre un cadáver. (Hendriksen)
  • Boles también señala al respecto: Jesús contesta que el castigo no se limitará a un solo lugar, sino que llegará dondequiera que haya pecado. En otras palabras, ningún pecador escapará la ira y castigo de Dios.

 

CONCLUSIÓN

El Reino de Dios, el gobierno de Dios, está entre nosotros, en la persona y m ministerio de Nuestro Señor Jesucristo, por consiguiente debemos vivir como gente del Reino, ciudadanos del Cielo, que esperan atenta y diligentemente la segunda venida del Hijo de Dios. Porque el Señor llegara como ladrón en la noche, cuando menos lo esperemos.