1_1232243700_en-la-cima

 

ISAIAS: TEMAN SOLO AL SEÑOR

INTRODUCCIÓN

Texto: Isaías 8: 9-22

Tema: En esta sección del pasaje el profeta Isaías expone por lo menos cuatro razones de por qué temer al Señor.

 

Desarrollo

Las razones expuestas por Isaías se desprenden de un contexto de amenaza de guerra por parte de Siria e Israel en contra de Judá, pero también de una profunda desconfianza en Dios por parte del rey de Judá (Acaz); al poner su confianza en Asiria.

La primera de las razones que Isaías expone es:

 

  1. Porque El Señor está con nosotros. vv. 9-10
  • Evidentemente este es un fuerte llamado de atención a las naciones opresoras, Israel y Siria, pero también Asiria.
  • Nada de lo que se urda en contra del pueblo del Señor tendrá éxito, porque el Señor es quien gobierna no solo su pueblo sino todas las naciones. Dichas naciones serán destruidas, porque el Señor esta con su pueblo.
  • Como Motyer señala: Por tanto el Emmanuel es el gobernante del mundo; en el Emmanuel, está presente el propio Dios como seguridad de su pueblo (Andamio)
  • Es pertinente recordar aquí que la señal del Emmanuel, le fue dada al Rey Acaz, para convencerlo de que Dios podía rescatarlo de sus enemigos. Sin embargo, Acaz no fue diligente a la señal y no puso su confianza en Dios.
  • El hecho de que Dios estuviera entre ellos, era una razón para que no solo las naciones enemigas, sino su propio pueblo le temiera. El temor a Dios no tenía que ver con un tipo de miedo irracional, sino con un reconocimiento de la presencia y señorío de Dios en la vida de su pueblo. Una actitud reverente que le permitía a su pueblo, reconocerlo, honrarlo, adorarlo y respetarlo profundamente; a la vez que le permitía relacionarse con El de la forma correcta.
  • Si Dios está con nosotros, esta es una verdadera razón para temerle, para honrarlo, para respetarlo, para amarlo, para reconocer su presencia y señorío en nuestras vidas. Si Dios está con nosotros, tiene que ser evidente no solo en lo que decimos, sino en cómo vivimos lo que decimos.
  • El afirmar que Dios está con nosotros, define no solo nuestra identidad, sino nuestra ética y moral como iglesia, como pueblo de Dios.

La segunda razón, es:

  1. Porque El Señor es Único y Soberano. Vv. 11-13
  • Isaías es muy enfático en señalar que Dios le hablo fuertemente y le advirtió que no siguiera el camino de este pueblo.
  • Los profetas estaban conscientes de la presencia y el control de Dios en su vida. Para mantenerse fiel a su ministerio, el profeta se debe mantener al margen de la corriente que siguen todos. De ello depende que pueda desempeñar su crítica función. (Biblia de Estudio NVI)
  • Isaías tenía que distanciarse del camino de este pueblo: sobre todo el estilo de vida, pero en este caso incluye los pensamientos, ideas, temores, etc., propios de sus contemporáneos. (Motyer)
  • En pocas palabras quien más temor del Señor debía experimentar era el mismo Isaías. Su labor profética estaba condicionada a su caminar con El Señor, no con el camino del pueblo a quien debía comunicar su mensaje.
  • El poder y la sabiduría del pulpito contemporáneo deben estar fundamentados en esta profunda convicción, quienes predicamos, somos advertidos fuertemente de predicar y proclamar su Palabra en el temor del Señor y en el camino del Señor, no en el de los hombres.
  • El apóstol Pablo, lo dejo claro en 2 de Corintios 2:17 17 Porque no somos, como muchos, traficantes de la palabra de Dios; más bien, con sinceridad y como de parte de Dios hablamos delante de Dios en Cristo.
  • Isaías continua narrando lo que el Señor le dice. Las palabras que el Señor le dirige a Isaías, sirven de trasfondo para la exhortación que sigue. No deben llamar conspiración a todo lo que este pueblo llama conspiración no deben temer lo que ellos temen, ni dejarse asustar.
  • Es posible que la conspiración aquí se refiera a la advertencia que Isaías hizo contra la confianza en Asiria. La palabra conspiración significa traición interna y lo único que al parecer se asemejaba mas a ello era la advertencia en contra de la alianza que Acaz perseguía con Asiria, que para Isaías era más una sumisión de parte del rey de Judá.
  • Por consiguiente el llamado es a temer solo al Señor Todopoderoso. Solo a Él hay que tener por Santo, solo a Él se debe honrar, solo a Él se debe temer. Ni Isaías ni sus discípulos deben ceder al temor del pueblo ante la amenaza de los reinos del norte y a la confianza en poderes y armas mundanas.
  • El profeta y sus discípulos debían solo temer al Señor. A pesar del miedo que supone la amenaza externa, la convicción de Isaías y sus discípulos debe ser la de tener una profunda consciencia de quien es Dios Todopoderoso y a Él solo temer.
  • El Apóstol Pedro hace un llamado similar a los cristianos dispersos por el Ponto, Galacia, Asia y Bitinia que estaban siendo objeto de una fuerte persecución. 2 de Pedro 3:14-15 ¡Dichosos si sufren por causa de la justicia! «No teman lo que ellos temen, [a] ni se dejen asustar». [b] 15 Más bien, honren en su corazón a Cristo como Señor. Estén siempre preparados para responder a todo el que les pida razón de la esperanza que hay en ustedes.
  • El llamado para nosotros es el mismo. Solo al Señor, debemos temer, solo a Él debemos tenerlo por Santo, solo a Él debemos honrarlo.  La sociedad en la que nos encontramos vive llena de miedos e inseguridades. Miedo al futuro, miedo a la enfermedad, miedo a las crisis, miedo a envejecer, miedo al fracaso, miedo al futuro etc. En medio de esos miedos e inseguridades ponen su confianza en supuestos gurúes o especialistas que les prometen la luna y las estrellas y les aseguran un mejor porvenir. A pesar de ser una sociedad que se precia de ser cristiana, ha hecho alianzas con poderes mundanos que no solo no van a poder cumplir con sus promesas, sino que los apartan del Dios en el que supuestamente confían.  El llamado que te hago a ti hoy es que dejes de confiar en todas estas cosas y personas y temas a Dios verdaderamente y confíes en El.

La tercera razón es:

  1. Porque el Señor es Santuario. Vv. 14-15
  • El significado de santuario es refugio seguro. Pero para quienes objetivamente temen a Dios. En este caso Isaías y sus discípulos.
  • Pero para las dos casas de Israel (Judá e Israel) será una piedra de tropiezo, una roca que los hará caer. Para los habitantes de Jerusalén un lazo y una trampa. La sentencia del v. 15 es ineludible.
  • Pero ¿por qué piedra de tropiezo y trampa para Israel y para Judá? Evidentemente porque rechazaron al Señor y decidieron colocar su temor y confianza en poderes que no podían salvarlos.
  • Motyer señala al respecto: Pero, mientras para algunos su presencia supone una grata oportunidad de arrepentirse, creer, y, por el medio destinado de la gracia, entrar en comunión con El y tener su paz, para otros su presencia es indicio de condenación. Para ellos es piedra de tropezadero…por lazo y por red. El primer par de palabras expresa la actitud del pueblo hacia Dios: le ignoran y por consiguiente tropiezan en El; el segundo expresa su hostilidad hacia ellos. (Andamio)
  • Tanto el apóstol Pablo en Romanos 9:33 y el apóstol Pedro en 1 Pedro 2:8 aplican este pasaje de Isaías a Cristo.
  • Romanos 9:33 33 como está escrito: «Miren que pongo en Sión una piedra de tropiezo   y una roca que hace caer; pero el que confíe en él no será defraudado».[a]
  • 1 de Pedro 2:8 Para ustedes los creyentes, esta piedra es preciosa; pero para los incrédulos, «la piedra que desecharon los constructores ha llegado a ser la piedra angular»,[a] y también: «una piedra de tropiezo  y una roca que hace caer».[b] Tropiezan al desobedecer la palabra, para lo cual estaban destinados.
  • Cristo, es la piedra preciosa para los creyentes, es decir santuario. Pero para los que no creen en El, es evidentemente piedra de tropiezo en la que caen. Estas figuras dependen significativamente de nuestra respuesta a su Soberanía y Señorío. Si ponemos nuestra confianza en Cristo en arrepentimiento y fe, sin lugar a dudas el será piedra preciosa, pero si le rechazamos, El será piedra de tropiezo.
  • El énfasis de estos versículos es que lo que más ofende al pecador y, al mismo tiempo, constituye su mayor peligro, es la presencia de lo divino. El mismo Dios, en su naturaleza inmutable, es tanto santuario como trampa; depende de cómo responda la persona a su santidad. (Motyer)

Y la cuarta razón es:

  1. Porque su Palabra tiene autoridad. Vv. 16-22
  • Las palabras de esto versículos definen muy bien la autoridad del testimonio de Dios, de la verdad de Dios, de sus palabras. Isaías eleva una oración para que ese testimonio sea guardado y la ley sellada entre sus discípulos.
  • Seguidamente es fácil observar la confianza de Isaías en la autoridad de la Palabra de Dios y la esperanza que eso supone para él. Sus hijos y el se constituyen como señales y presagios del Todopoderoso, mediante las cuales el mensaje había sido ratificado.
  • Por otro lado, se observa la infidelidad del pueblo en medio de la crisis, consultando a las religiones y supersticiones populares a sabiendas que eran cosas prohibidas por Dios en su Palabra.
  • Isaías llama a pueblo a someterse a la autoridad de la Palabra de Dios. Advierte además de las consecuencias de desobedecer dicha exhortación. Para quienes no se atengan a esto, no habrá amanecer.
  • Las palabras de los v. 21 y 22 son abrumadoras. En medio de la crisis, de la angustia, ellos enojados, levantaran los ojos al cielo y maldecirán al rey y a su Dios. Las crisis traen este tipo de actitudes e Israel no fue ajena al hecho de murmurar contra Dios en sus momentos más oscuros. A pesar de todo eso Dios fue fiel.
  • Finalmente sufren las consecuencias de lo que ellos mismos buscaron. En lugar de someterse a Dios y a la autoridad de su Palabra, buscaron la oscuridad consultando a los muertos y a las pitonisas, ahora, solo verían eso: aflicción, tinieblas y espantosa penumbra.
  • Todo esto se constituye como ejemplo para nosotros como iglesia contemporánea. Un llamado definitivo a tomar en serio la autoridad de su Palabra y vivir conforme a sus estándares y principios. A permitir que la verdad y autoridad de su Palabra nos guie y desechar todo aquello que intente suplantar la sabia y preciosa dirección de Dios en sus Escrituras. Vivir lejos de su Palabra, es vivir en la más densa oscuridad.

 

CONCLUSIÓN

Solo al Señor debemos temer. Las razones de Isaías son relevantes para nosotros y objeto de consideración y obediencia.  Debemos temerle porque (1) El Señor esta con su Iglesia, (2) El es único y Soberano, (3) El Señor es Santuario para su Iglesia y (4) Su Palabra tiene autoridad.