isaisas14

 

ISAIAS: LA CAIDA DEL OPRESOR

INTRODUCCIÓN

El mejor truco del diablo es convencerte de que no existe. -Charles Baudelaire.

Texto: Isaías 14:1-23

Tema: El profeta Isaías continúa con la profecía del juicio y la caída de Babilonia. En esta segunda sección, describe dos asuntos fundamentales: (1) La compasión de Dios hacia su pueblo y (2) La caída y derrota final del rey babilónico, en una sátira pronunciada por el pueblo de Dios en su contra y que alude de forma específica a su maldad, ambición y derrota.

Desarrollo

Es pertinente anotar que aun cuando evidentemente el pasaje hace una alusión clara al cruel opresor (Rey de Babilonia), a su vez es un canto a la caída y derrota final de Lucifer (El lucero de la mañana). El Rey de la Babilonia escatológica.

Observemos el primer asunto del pasaje en cuestión.

I. La Compasión de Dios hacia su pueblo. Vv. 1-3

· En esta primera parte del texto que estamos estudiando, se hace indiscutiblemente evidente la compasión del Señor hacia su pueblo. El Señor había castigado a su pueblo y para ello había usado a Asiria como “Vara de castigo”. Sin embargo la dirección que ahora toma el pasaje es diferente y la compasión de Dios resalta invariablemente.

· De hecho uno de los temas del libro de Isaías es precisamente ese; el consuelo de Dios hacia su pueblo. Pero es una imagen que aparece no solo aquí sino en pasajes como Salmo 102: 13; Isaías 60: 4, 5, 10; Zacarías 1:17; 2:12. Pasajes que hablan de los sentimientos de Dios hacia su amado pueblo. A pesar de haberlo castigado y reprendido. En estos pasajes la Biblia presenta al Señor como alguien que no se rinde con su pueblo, que lo ama y lo reprende precisamente porque lo ama. No es fácil ver a Dios de esta forma. Creo que a lo largo del tiempo hemos construido una imagen muy romántica de Dios pero no bíblica. La sola idea de un Dios que reprende, que corrige, que castiga la maldad de su pueblo; es completamente inaceptable. Pero es de esta forma, porque nuestra imagen de Dios proviene no necesariamente de la Biblia, sino de una construcción muy cultural que defiende intereses particulares sin lugar a dudas. Es por esta razón que se hace tan difícil comprender la Justicia y la Soberanía de Dios en toda la extensión que hace la revelación bíblica.

· Dios tendrá piedad de su pueblo o compasión de su pueblo y esa piedad es la devoción poderosa de una madre. El volverá a escoger a su pueblo, una frase que

denota el inmenso amor y compasión hacia su nación. Los asentara es una expresión tradicional de confort y la seguridad del hogar (Motyer).

· La última expresión del v. 1, nos hace pensar no solo en todos los extranjeros que se unieron al pueblo de Dios en aquella época, sino a la iglesia. En un pasaje que remarca una indiscutible conexión con este hecho podemos apreciar que en efecto “nosotros como extranjeros nos unimos a la descendencia de Jacob.

· Efesios 2:12-19 12 recuerden que en ese entonces ustedes estaban separados de Cristo, excluidos de la ciudadanía de Israel y ajenos a los pactos de la promesa, sin esperanza y sin Dios en el mundo. 13 Pero ahora en Cristo Jesús, a ustedes que antes estaban lejos, Dios los ha acercado mediante la sangre de Cristo. 14 Porque Cristo es nuestra paz: de los dos pueblos ha hecho uno solo, derribando mediante su sacrificio[a] el muro de enemistad que nos separaba, 15 pues anuló la ley con sus mandamientos y requisitos. Esto lo hizo para crear en sí mismo de los dos pueblos una nueva humanidad al hacer la paz, 16 para reconciliar con Dios a ambos en un solo cuerpo mediante la cruz, por la que dio muerte a la enemistad. 17 Él vino y proclamó paz a ustedes que estaban lejos y paz a los que estaban cerca. 18 Pues por medio de él tenemos acceso al Padre por un mismo Espíritu. 19 Por lo tanto, ustedes ya no son extraños ni extranjeros, sino conciudadanos de los santos y miembros de la familia de Dios, 20 edificados sobre el fundamento de los apóstoles y los profetas, siendo Cristo Jesús mismo la piedra angular. 21 En él todo el edificio, bien armado, se va levantando para llegar a ser un templo santo en el Señor. 22 En él también ustedes son edificados juntamente para ser morada de Dios por su Espíritu.

· Este pasaje hace claro lo que el evangelio de Nuestro Señor Jesucristo, hizo en nosotros gentiles (extranjeros). Somos conciudadanos de los santos y miembros de la familia de Dios. Por la fe en Cristo y por su sangre quedamos unidos a la descendencia de Jacob, es decir a Cristo.

· En el versículo 2, observamos una inversión total de los papeles, en donde Israel ejercerá el dominio de aquellas naciones o pueblos.

· En esta parte final de la primera parte la idea es que el Señor les dará plena seguridad y redención y que cuando eso ocurra entonarán el cantico o la sátira en contra del opresor. Ahora bien ¿esto que tiene que ver con nosotros como iglesia moderna? La verdad, es que, la Babilonia dentro de la cual estamos inmersos y cuyo rey indiscutible es Satanás, ha sometido esta humanidad a mucho sufrimiento y a una cruel esclavitud.

· Myer Pearlman menciona al respecto: Satanás se opone a la obra de Dios (1 de Tesalonicenses 2:18), obstaculiza el evangelio (Mateo 13:19; 2 Corintios 4:4), se posesiona de los malvados, los enceguece, engaña y los hace caer en el lazo (Lucas 22:3; 2 de Corintios 4:4; Apocalipsis 20:7-8; 1 de Timoteo 3:7). Aflige (Job 1:12) y tienta (1 de Tesalonicenses 3:5) a los santos de Dios. Se lo describe desde el principio como atrevido, orgulloso (1 de Timoteo 3:6), poderoso (Efesios 2:2), maligno (Job 2:4), astuto, engañoso, feroz y cruel (1 de Pedro 5:8)

· Ciertamente todos estos aspectos del carácter del rey babilónico, son un prototipo de Satanás en cuanto a todo su poder y capacidad de infringir sufrimiento y

opresión. Como dice Efesios 6:10, no luchamos contra gente de carne y hueso, sino contra malignas fuerzas espirituales del cielo, que tienen mando, autoridad y dominio sobre este mundo oscuro. No es un juego, no está asociado a fábulas o a una cultura supersticiosa del terror, es sin lugar a dudas una realidad espiritual de la cual tenemos que estar atentos. No te has preguntado estas últimas semanas ¿de dónde surge tanto mal? ¿Qué es lo que hace que nuestra sociedad ande tan mal y tan desorientada? La respuesta nos la da la Palabra de Dios. Efesios 2:1-3 Y Él os dio vida a vosotros, que estabais[a] muertos en[b] vuestros delitos y pecados, 2 en los cuales anduvisteis en otro tiempo según la corriente[c] de este mundo, conforme al príncipe de la potestad del aire, el espíritu que ahora opera en los hijos de desobediencia, 3 entre los cuales también todos nosotros en otro tiempo vivíamos en las pasiones de nuestra carne, satisfaciendo[d] los deseos de la carne y de la mente[e], y éramos por naturaleza hijos de ira, lo mismo que los demás. (LBLA).

· Retomando nuestro pasaje de Isaías, lo que sigue a continuación, es la sátira que el pueblo de Israel, una vez redimido, pronunciaría en contra del rey babilónico.

Este es el segundo asunto del texto que estamos estudiando

II. La caída y derrota final del rey babilónico. Vv. 4-23

· En esta sátira o canto que el pueblo del Señor debía pronunciar en contra del rey babilónico se hacen claros tres aspectos fundamentales con respecto al opresor

· El primero de ellos tiene que ver con:

1. La Maldad del Opresor. Vv. 4-11

· El cantico debía como lo observa Motyer “sacar a la luz la verdad interior del rey”. Es por eso que lo primero a observar es su maldad.

· Las palabras el profeta describen sin ahorrar adjetivos, la inconmensurable maldad de este rey opresor.

· Era un ser de furia insolente. El profeta describe que el Señor quebró, con el poder de este malvado rey, representado en su vara y su bastón. Ya ninguna nación incluida Israel estaba obligada a poner su confianza en un poder que ya no era poder.

· Un rey que con su vara y bastón oprimía de manera inmisericorde a los pueblos y a las naciones. Motyer señala al respecto: El rey es acusado de de malevolencia, un reinado de terror (llaga permanente) y crueldad, persecución implacable. En resumen, se trataba de la tolerancia de una sola opinión e ideología, y la supresión de todas las demás. (Andamio)

· Con la caída del opresor “toda la tierra descansa tranquila y prorrumpe en gritos de alegría” Una frase que describe no solo la alegría de un pueblo, sino, la terrible maldad de este opresor.

· Isaías solía personificar la naturaleza. En esta parte del canto hasta los pinos y los cedros del Líbano se burlan del rey y dicen “Desde que yaces tendido nadie viene a derribarnos” Y la razón para esta parte del cantico es que los reyes de Asiria y de Babilonia se estuvieron llevando esta madera

de gran valor durante siglos. De modo que la liberación se extiende a la creación y a toda la tierra, el planeta entero descansa y canta (Motyer).

· El Líbano representa lo que ha plantado Dios, no los seres humanos. Talar el Líbano es como intentar imponer un orden humano sobre la creación divina, intentar ser Dios (Motyer).

· Y es lo que de alguna manera estos soberanos pretendían. Se consideraban dioses y así buscaban ser tratados y exaltados.

· Toda la arrogancia y orgullo del rey babilónico quedan demolidos por el peso del sepulcro. Como lo señala el v. 11 “Toda tu majestad ha sido arrojada al sepulcro junto con el sonido de tus arpas ¡Duermes entre gusanos y te cubren las lombrices!

El segundo aspecto es:

2. La Ambición del Opresor. Vv. 12-14

· De acuerdo a los eruditos, este pasaje se refiere no solo a la caída del rey de Babilonia, sino a la caída de Satanás mismo. Aun cuando ha sido muy discutido y el debate sigue en pie, es claro que lo que se describe en los versículos que siguen corresponde a alguien mucho más poderoso que un rey terrenal.

· Charles Ryrie dice al respecto: La caída del rey de babilonia es un antitipo de la caída previa de Satanás y un tipo de la caída futura del anticristo. Delitzsch lo dice concisamente: “Ahora se le echa una mirada retrospectiva a la auto edificación del rey de Babilonia, en lo cual él fue el antitipo del diablo y el tipo del anticristo”.

· Grudem también está de acuerdo y dice al respecto: Este vocabulario de subir hasta los cielos y establecer su trono en lo alto y decir “Voy a hacerme yo mismo semejante al Altísimo” fuertemente sugiere una rebelión de parte de un criatura angélica de gran poder y dignidad. No sería raro en el discurso profético hebreo pasar de descripciones de acontecimientos humanos a descripciones de eventos celestiales paralelos que los acontecimientos terrenales pintan de una manera limitada. Si esto es así, el pecado de Satanás se describe como un pecado de orgullo y de intentar ser igual a Dios en estatus y autoridad.

· Fue de esa manera que Satanás tentó a Adán y a Eva en el paraíso. Si comían del fruto del árbol del conocimiento del bien y del mal, serian como Dios mismo. De modo que la ambición de Satanás, siempre fue ser como Dios y tentó a Adán y a Eva a ambicionar exactamente lo mismo.

· En pocas palabras, no necesitamos de Dios, podemos ser dioses para nosotros mismos. El conocimiento nos puede brindar la posibilidad de ser divinidades. Ese es el engaño de la Nueva Era y de otras filosofías contemporáneas.

Y el tercer y último aspecto es:

3. La Derrota del Opresor. Vv. 15-23

· Los versículos que siguen a continuación detallan sin lugar a dudas la derrota y destrucción del opresor.

· El versículo 15, señala el destino irrevocable del rey de Babilonia y por ende el de Satanás al final de los tiempos.

· El gran opresor el que sacudía la tierra y hacía temblar los reinos, el que dejaba hecho al mundo un desierto, el que arrasaba ciudades y nunca dejaba libres a los presos. Su destino es la destrucción.

· Ese rey babilónico, el opresor, el que sometió de forma cruel al pueblo del Señor iba a ser derrotado y destruido. Jamás iba a mencionarse de nuevo la descendencia de los malhechores. El Señor mismo extirparía de Babilonia, cualquier rastro del opresor de los pueblos.

· Así mismo, Satanás, el príncipe de este mundo, el opresor, el acusador, el tentador, será derrotado y destruido. Apocalipsis 20: 10

· Esa es la esperanza que tenemos. Que todos los poderes que se oponen a Dios y a su voluntad serán derrotados y destruidos y esperamos del Señor un cielo nuevo y una tierra nueva en donde habite la justicia.

CONCLUSIÓN

La caída del opresor, es una muestra de profunda misericordia de Dios hacia su pueblo. El rey opresor el que hacia sufrir a su pueblo, que lo hería y esclavizaba sería derrotado y destruido. De la misma forma Satanás y la Babilonia moderna, con todo su sistema de antivalores que se opone a Dios, serán derrotados y destruidos y atormentados por una eternidad. La caída del opresor será sin lugar a dudas una realidad.