isaias-13_6

ISAIAS: YA VIENE EL DIA DEL SEÑOR

INTRODUCCIÓN

La resurrección y el juicio final demostrarán a todo el mundo quién ganó y quién perdió”.

— A. W. Tozer

Texto: Isaías 13

Tema: El profeta Isaías hace una descripción profética (bastante poética por cierto) de (1) El juicio contra Babilonia y (2) Su posterior destrucción.

Desarrollo

Aun cuando Babilonia en el contexto de Isaías, conserva su realidad presente. En el marco general de la Biblia es presentada como la representación de los poderes que se oponen a Dios y a su pueblo (por ende la Iglesia). Por consiguiente, esta profecía no solo es histórica sino escatológica (habla de los tiempos del fin).

Esta profecía tiene dos partes:

1. El juicio contra la Babilonia histórica y a su vez escatológica

2. La derrota y destrucción de la Babilonia histórica y escatológica.

Vamos a desarrollar entonces la primera parte de esta profecía:

1. El Juicio contra la Babilonia histórica y escatológica. Vv. 1-16

· El encabezado del v. 1 nos hace claro que la profecía en labios de Isaías se dirige contra Babilonia, inicialmente. Aunque aquí comienzan una serie de profecías contra diferentes naciones, hasta el capitulo 23.

· Es importante recordar que Asiria fue la vara de castigo contra su pueblo. Que Dios uso este imperio para castigar la rebeldía de su pueblo, pero eso no significa de ningún modo que estas naciones fueran a quedar sin castigo. El hecho de que Dios las use como instrumentos de castigo no significa que está de acuerdo con su proceder moral y político. Es fundamental señalar aquí que lo que exhiben todos estos juicios y castigos no es otra cosa que la Justicia de Dios.

· Esta profecía tiene que ver con Babilonia durante el imperio asirio y no durante el imperio neo babilónico. Por eso en realidad va contra el imperio asirio, cuya ciudad más importante era Babilonia. (Biblia de Estudio NVI).

· Es importante destacar además que la palabra profecía significa alzar la voz, declarar. Una profecía de esta naturaleza suele llevar un mensaje de destrucción. Los profetas no tenían miedo de alzar la voz y declarar la verdad, aún si eso significara poner en riesgo su bienestar o incluso sus propias vidas. La certeza de un profeta estaba basada en el hecho de que eran depositarios de la Palabra de Dios, revelada por el mismo. La seguridad de un profeta como Isaías estaba fundamentada sobre esa profunda convicción: Lo que él había recibido era la Palabra de Dios y era inaplazable, proclamarla y predicarla. Una lección para nosotros predicadores contemporáneos. Vivimos tiempos difíciles y el mundo en el

que nos encontramos necesita la verdad de la Palabra de Dios, es la única esperanza que tiene. Necesitamos ser este tipo de profetas apasionados por alzar la voz objetivamente y declarar la voluntad de Dios a un mundo que se desploma irremediablemente.

· Su juicio se anuncia primero debido a la amenaza asiria del momento, y porque Babilonia será más tarde la causante de la caída de Judá y Jerusalén entre 605 y 586 a. C. Babilonia fue conquistada por Ciro el Persa (45:1, 47:1) en 539 a.C.

· Las imágenes de los v. 2-5, pueden sonar bastante complicadas para nosotros, son embargo son parte de juicio en contra de Babilonia. La convocatoria de los soldados en lo alto de un monte, para que entren por las puertas de los nobles o de gente poderosa, con el propósito de guerra.

· La imagen de los consagrados, valientes, reclutados para ejecutar el castigo de Dios. Esta parte del texto hace alusión a los medo persas, ellos son lo que van a ejecutar el castigo contra Babilonia. La ira de Dios ya no es contra Israel, sino contra sus enemigos. Dios debe castigar el pecado especialmente el de arrogancia como lo señala más adelante en el v, 11.

· Ahora bien cuando en este pasaje se refiere a sus consagrados no se refiere a la santidad de su carácter, sino a su status, apartados para un servicio divino, en este caso la guerra santa.

· El Señor les llama mis no porque apruebe su arrogancia sino porque, a pesar de ella, El es su dueño y emplea el potencial de su orgullo para sus propios fines. (Andamio).

· El Dios todopoderoso es cabeza de los ejércitos de Israel, de las huestes angelicales y en este caso de los ejércitos que destruirán a Babilonia.

· Los vs. 5-9 hace un énfasis especial en el hecho de que el día del Señor esta cerca, esta próximo para llevar a cabo la destrucción de Babilonia y de toda la tierra.

· Las expresiones que enriquecen este texto hacen mención de lo terrible que será el juicio en contra del opresor. Las manos desfallecen, todo el mundo pierde el ánimo o desfallecerá todo corazón. Quedan todos aterrados, dolores y angustias los atrapan ¡se retuercen de dolor como si estuvieran de parto! Son imágenes que dan cuenta de lo terrible que será ese día, el día del Señor.

· Sera un –día cruel, de furor y ardiente ira- Convertirá en desolación la tierra y exterminará de ella a los pecadores! Como lo señala Motyer: El día es el momento en que el pecado se enfrenta cara a cara con la santidad, y los pecadores son destruidos. (Andamio).

· La dirección que toman los versículos que siguen especialmente el v. 10, nos conecta con el juicio de la Babilonia escatológica, esa Babilonia que como señale al principio es la representación de los poderes políticos, morales y religiosos que se oponen a Dios, a su voluntad a su pueblo y por ende a su iglesia.

· Babilonia con el tiempo se convirtió en eso en el símbolo de los poderes mundiales agrupados contra el reino de Dios (1 Pedro 5:13), mas tarde se anuncia su destruición en Apocalipsis 14:8, 16:19; 17-18.

· Varios eruditos especialistas en el tema escatológico, hacen mención de ese terrible simbolismo. José Grau señala al respecto: Así, Babilonia representa el carácter, el espíritu, de un mundo materialista, secularizado, apoyado tan solo en su técnica, en su comercio, en su poderío económico que –por medio de todas estas cosas- procura atraer y seducir a los hombres (¡y también a los cristianos!) para distraerles de Dios. “Simboliza la concentración del lujo, del vicio y del encanto de este mundo. Es el mundo visto como la personificación de “los malos deseos del cuerpo, la codicia de los ojos y la arrogancia de la vida” (1 de Juan 2:16) Estudios sobre Apocalipsis

· Sin lugar a dudas Grau describe con lujo de detalle y sin el menor error la naturaleza del mundo en el que nos e encontramos. Es la representación de esa Babilonia pagana e inmoral.

· Samuel Pagan también tiene que decir algo al respecto: Babilonia es aquí símbolo del imperio romano y, además representa los poderes humanos que se contraponen a Dios. Con la imagen de Babilonia el vidente identifica el origen del poder del mal que se contrapone al poder de Dios. (Apocalipsis, Interpretación eficaz hoy).

· El mundo en que vivimos es todo eso y tal vez más. A medida que avanzamos podemos observar el progreso de la maldad. Nuestro mundo, nuestra sociedad, nuestro entorno se teje a través de verdaderas maquinaciones del mal. La corrupción en la política, en la religión, en general en las instituciones que componen la sociedad ya casi no es un secreto para nadie. La gran prostituta asoma su cabeza sin sentir la menor vergüenza y poco a poco ha venido definiendo y reconfigurando los valores tradicionales. La cosa es que esta situación tiende a empeorar. La maquinaria de la maldad se ha venido posesionando de forma agresiva en todos los ámbitos y los eventos de los últimos meses en Latinoamérica dan cuenta de ello. La unica esperanza que tenemos es la esperanza de juicio, de que Dios llame a cuentas a su creación, a su mundo y a su sociedad. Por lo menos cuatro pasajes en el Nuevo Testamento nos advierten de la realidad de ese día.

· Mateo 24:29-30 29 »Inmediatamente después de la tribulación de aquellos días,»“se oscurecerá el sol y no brillará más la luna; las estrellas caerán del cielo y los cuerpos celestes serán sacudidos”. [a] 30 »La señal del Hijo del hombre aparecerá en el cielo, y se angustiarán todas las razas de la tierra. Verán al Hijo del hombre venir sobre las nubes del cielo con poder y gran gloria.

· Marcos 13:24-25 24 »Pero en aquellos días, después de esa tribulación,»“se oscurecerá el sol y no brillará más la luna; 25 las estrellas caerán del cielo y los cuerpos celestes serán sacudidos”. [a] 26 »Verán entonces al Hijo del hombre venir en las nubes con gran poder y gloria.

· Lucas 21:25-26 25 »Habrá señales en el sol, la luna y las estrellas. En la tierra, las naciones estarán angustiadas y perplejas por el bramido y la agitación del mar. 26 Se desmayarán de terror los hombres, temerosos por lo que va a sucederle al mundo, porque los cuerpos celestes serán sacudidos. 27 Entonces verán al Hijo

del hombre venir en una nube con poder y gran gloria. 28 Cuando comiencen a suceder estas cosas, cobren ánimo y levanten la cabeza, porque se acerca su redención».

· 2 de Pedro 3:10-14 10 Pero el día del Señor vendrá como un ladrón. En aquel día los cielos desaparecerán con un estruendo espantoso, los elementos serán destruidos por el fuego, y la tierra, con todo lo que hay en ella, será quemada.[a] 11 Ya que todo será destruido de esa manera, ¿no deberían vivir ustedes como Dios manda, siguiendo una conducta intachable 12 y esperando ansiosamente[b] la venida del día de Dios? Ese día los cielos serán destruidos por el fuego, y los elementos se derretirán con el calor de las llamas. 13 Pero, según su promesa, esperamos un cielo nuevo y una tierra nueva, en los que habite la justicia. 14 Por eso, queridos hermanos, mientras esperan estos acontecimientos, esfuércense para que Dios los halle sin mancha y sin defecto, y en paz con él.

· Los pasajes que acabamos de leer son de naturaleza profética y narran un gran desastre muy similar al acaecido con Babilonia de los tiempos de Isaías. Sin lugar a dudas, esta Babilonia en la que vivimos va a ser enjuiciada y castigada y quien en la actualidad funge como Salvador, ese día lo hará como Juez. Esta maquinaria del mal que tanto terror ha generado será castigada, los hombres se desmayaran de terror por todo lo que va a sucederle al mundo. Dios castigara la maldad del mundo y por su iniquidad a los malvados. El pondrá fin a la soberbia de los arrogantes y humillara el orgullo de los violentos (v. 11).

· Pero también la maldad individual será castigada, debemos esforzarnos para que Dios nos encuentre sin mancha y sin defecto y en paz con él. Debemos estar preparados, no necesariamente por temor al juicio únicamente, sino en virtud de nuestra relación con El.

· Lo que nos debe animar es que cuando seamos testigos de estos acontecimientos, debemos cobrar ánimo y levantar la cabeza porque se acerca nuestra redención. Sera un día de juicio y condenación pero también de salvación. Sera un día como ningún otro en la historia de la humanidad y estoy convencido que debemos esperar con ansia le venida de Dios y de su Hijo. Esa es nuestra esperanza, en ella nos sostenemos firmes.

La segunda parte es

2. La Derrota y destrucción de la Babilonia histórica y escatológica. Vv. 17-22

· Evidentemente los versículos que componen esta parte del texto hablan de derrota destrucción. Asiria quien fuera “La vara de castigo de Dios” ahora seria destruida por su arrogancia y pecado.

· Isaías señala a los medos como el pueblo usado por Dios para castigar a Babilonia. Durante el siglo VIII a.C. hubo conflictos entre Asiria y Media. Sin embargo hay quienes relacionan el cumplimento de este versículo con el periodo en el cual los medos se unieron a los babilonios para derrotar a Asiria en 612-609 a.C., aunque posteriormente se unieron Ciro para conquistar Babilonia.

· Babilonia es descrita como la perla de los reinos, la gloria y el orgullo de los caldeos. Esa perla de los reinos quedara como Sodoma y Gomorra. Babilonia con sus templos y palacios llegó a ser una ciudad muy hermosa. Los jardines colgantes de Nabucodonosor eran una de las siete maravillas del mundo antiguo.

· Isaías dice que nunca más volverá a ser habitada ni poblada en los tiempos venideros. Babilonia fue destruida casi por completo por el rey persa Jerjes I en 478 a.C. Posteriormente, después de los tiempos de Alejandro Magno en 330 a.C., la ciudad quedo básicamente desierta y en ruinas. Así ha permanecido desde entonces. En el Siglo VII d.C., quedó totalmente deshabitada. Todos estos datos históricos dan cuenta de la verdad de la profecía que Isaías proclamó en contra de Babilonia.

· La Babilonia en la que nos encontramos con toda su maldad también será derrotada y destruida. Jamás volverá a ser habitada porque a diferencia de la Babilonia de los tiempos de Isaías, y como dice el apóstol Pedro Todo será destruido con fuego, pero según su promesa, (Isaías promete unos cielos nuevos y una tierra nueva Isaías 65:17; 66:22) esperamos un cielo nuevo y una tierra nueva en los que habite la justicia. (2 de Pedro 3:13)

· Esta promesa queda confirmada en Apocalipsis 21:1 Después vi un cielo nuevo y una tierra nueva, porque el primer cielo y la primera tierra habían dejado de existir, lo mismo que el mar.

· Y esa será una de las características de ese nuevo cielo y esa nueva tierra, será un lugar en donde habite la justicia.

· Y el llamado frente a este hecho en particular es: Ya que todo será destruido de esta manera ¿no deberían vivir ustedes como Dios manda y esperando ansiosamente la venida del día de Dios? (2 Pedro 3:11-12)

· No podemos escapar a esta realidad que describen Isaías y los profetas del Nuevo Testamento. Lo que nos debe animar profundamente es el hecho fundamental, de que el día del Señor será un día de justicia y salvación. Toda la maldad de la que hemos sido testigos a lo largo de la historia de este mundo tendrá su justo castigo. Es por eso que tenemos que observar nuestras vidas de forma individual, porque la maldad de nuestros corazones también será objeto de juicio y castigo.

· No podemos vivir como queremos, la expectativa es vivir como Dios manda, de modo que la oportunidad de arrepentirnos sigue vigente mientras no se dé su regreso. Y como también lo dice la Escritura su regreso esta aparentemente retrasado, porque él tiene paciencia con nosotros, porque no quiere que nadie perezca sino que todos se arrepientan. (2 Pedro 3: 9).

CONCLUSIÓN

El juicio, castigo, derrota y destrucción de la Babilona histórica y de la escatológica es una realidad inminente. Podemos dejar pasar las palabras de estas Escrituras y la exposición de este sermón sin inmutarnos de sobremanera. Sin embargo, eso no reduce ni simplifica la realidad del día del Señor. Sin lugar a dudas ya viene el día del Señor y vendrá como un ladrón cuando menos lo esperen