efesios

 

VIVAN COMO HIJOS DE LA LUZ: LA CONDUCTA DE LA IGLESIA SUS NORMAS MORALES SEGUNDA PARTE

INTRODUCCIÓN

Cuando hablamos de las normas morales de la Iglesia, no hablamos de otra cosa que de la santidad. El carácter de la iglesia debe ser indiscutiblemente santo, apartado del pecado y dedicado a buscar el honor y la gloria de Dios. Esa es finalmente toda su esencia y razón de ser.

 

Texto: Efesios 5:1-20

Tema:  El apóstol Pablo dirigiéndose a la iglesia de Éfeso le hace un llamado profundamente radical a la santidad. Dicho llamado se expresa a través de cuatros aspectos fundamentales que se constituyen como elementos vitales para la ética de la iglesia en todas las épocas.

 

  1. IMITEN A DIOS COMO HIJOS MUY AMADOS VV 1-2
  • Somos el objeto del amor de Dios. Puesto que existe esta relación paternal y amorosa, ésta debe determinar el modelo de vida que debemos imitar. La palabra “imitar” (mimetés) viene de una expresión del teatro para los mimos, pero significa más que imitar los movimientos físicos. Aquí incluye expresar en carne propia el carácter y el espíritu del modelo imitado. Como en la vida actual, el niñito normalmente desea ser como su padre, y el padre bueno desea que su hijo crezca en ser como él, así deben ser los hijos de Dios.
  • Como cristianos estamos llamados a “imitar” a Dios. Por el hecho de que Dios existe, El es la fuente de los valores morales objetivos, por lo tanto esos valores morales objetivos, son cosas que debemos vivir y exhibir en nuestro caminar como discípulos, como evidencia de nuestra relación con Dios.
  • Imitar a Dios podría parecer desde nuestra perspectiva un propósito imposible de cumplir, en virtud de quien es Dios. Sin embargo, es notable que el apóstol Pablo conecta este imperativo a dos aspectos fundamentales, (1) Nuestra relación con Dios, es decir, somos hijos muy amados (si es que eres un discípulo) y (2) La exhortación a un estilo de vida basado en uno de los atributos comunicables de Dios: El amor.
  • Llevar una vida de amor es un imperativo moral. La marca del cristiano es esa. Nos reconocerán como cristianos porque vivimos una vida de amor. Si no vivimos de esta manera evidenciamos que no conocemos a Dios 1 Juan 4:8. De hecho Jesús advierte en Mateo 24:12 que va a llegar el tiempo en que habrá tanta maldad que el amor se enfriara. Por lo tanto “llevar una vida de amor” es un imperativo que debemos tomar en serio; al interior de nuestras vidas, de la vida de nuestra familia y la vida de la iglesia. Apocalipsis 2.1-5
  • Nuestro modelo para llevar una vida de amor es Cristo. Debemos por tanto modelar en nuestro caminar la vida de amor de Cristo.
  1. UN LLAMADO A LA PUREZA MORAL Y A LA SANTIDAD VV. 3-7
  • Entre ustedes ni siquiera debe mencionarse la inmoralidad sexual. Es verdaderamente un llamado a la santidad y a la pureza. La sexualidad a través de todas las épocas ha sido desfigurada por una ambición egoísta y mezquina que solo busca la auto satisfacción. Una ambición completamente apartada de los intereses de Dios.
  • La inmoralidad sexual (pornéia) significa la fornicación y cualquier relación sexual ilícita e inapropiada. La impureza (akatharsía) equivale a la perversidad tanto de pensamientos como de actos. En conexión con estos actos sexuales desenfrenados Pablo menciona la avaricia (pleonexía), que posiblemente se refiere a los deseos lujuriosos y disolutos. Estas cosas abundaban en el ambiente social de donde habían salido los cristianos de Éfeso. Ellos practicaban esta clase de vida anteriormente (2:2, 3) y por esta razón Pablo les recuerda que no se nombren más entre vosotros. Apela al hecho que ellos son santos y entre los santos estas cosas ni se hablan ni se hacen. Comentario Mundo Hispano
  • El juicio de Pablo aquí es contundente: Pueden estar seguros que nadie que practique estas cosas heredara el Reino de Cristo y de Dios. Sera excluido. Varios pasajes nos hablan de este seriamente no hay concesiones aquí. Gálatas 5.19-21, Colosenses 3:6, Apocalipsis 21:7-8, Apocalipsis 22:15. Estas no son fabulas, son verdades reveladas. Necesitamos tomarlo en serio, con respecto a nuestra relación con Dios. El castigo por estas cosas es inminente, no nos dejemos engañar. 1 Tesalonicenses 4:3-6. Pablo es muy insistente con estos asuntos.
  • Tampoco podemos hacernos cómplices de quienes exhiben estos comportamientos.

 

  1. LA RAZÓN: PORQUE USTEDES AHORA SON LUZ VV. 8-14
  • Antes estaban en la oscuridad, ahora son luz en Cristo. Cristo es luz del mundo, por tanto un discípulo debe vivir como un hijo de la luz. Debemos ser exponentes claros de la luz de Cristo.
  • El fruto de la luz consiste en toda bondad, justicia y verdad. Estamos llamados a producir este fruto en nuestras vidas, tanto privada como públicamente. Esto es evidencia de nuestra unión con Cristo.
  • Los que viven en la luz de Dios producen frutos de carácter moral y ético. Gálatas 5:19-22 ¿Qué tipo de fruto estamos produciendo en este momento como discípulos?
  • La clave fundamental de la vida ética consiste en discernir qué es lo que agrada a Dios. El mayor anhelo de los “Hijos de la Luz” es que Dios diga de ellos lo que dijo de Jesús: “Estoy muy complacido con El” Mateo 3:17
  • Pablo los llama a que no tengan nada que ver con las obras infructuosas de la oscuridad, sino más bien que las denuncien. La luz expone lo que está oculto en la oscuridad. Como cristianos estamos llamados a ser este tipo de luz para el mundo.
  • Las obras de la oscuridad son ocultas, corruptas y dañinas. El creyente no debe participar en ellas. Es más, debe huir de ellas y aun denunciarlas. La palabra traducida denunciadlas (elégco) también quiere decir redargüir, corregir y reprender. La Versión Popular traduce esta idea con “sáquenla a la luz” y la RVR usa el término “reprendedlas”. Hay que exponer a la luz la conducta inmoral y corrupta, no sólo para condenarla, sino también para advertir del peligro y la destrucción que arrastra. Comentario Mundo Hispano
  • Algunos comentaristas sugieren que el versículo 14 es una estrofa de un himno cristiano de la época que alude al bautismo cristiano y su significado. Se sugiere que fue un himno cantado en la iglesia al celebrar el día de la resurrección y fue como una invitación a los incrédulos presentes en la congregación.
  1. ASI QUE TENGAN CUIDADO DE SU MANERA DE VIVIR. VV 15-20
  • No vivan como necios sino como sabios. Un cristiano debe ser un exponente serio de la sabiduría en su vida.
  • La vida que vivimos y como la vivimos realmente importa; por lo menos para Dios es de vital importancia “el como vivimos” sino este llamado a vivir como sabios y no como necios seria por demás irrelevante.
  • Cesar Moisés Carvalho, dice al respecto, reflexionando acerca del arte en el cristianismo: Sin embargo me alineo a Shaeffer en la defensa de que “ninguna obra de arte es más importante que la propia vida del cristiano y todo cristiano debe preocuparse en ser un artista en ese sentido…la vida del cristiano debe ser una obra de arte. La vida del cristiano debe ser algo verdadero y bello en medio de un mundo perdido y desesperado”
  • Aprovechando al máximo cada momento oportuno para ser un cristiano en su máxima expresión. Porque los días son
  • No sean insensatos sino entiendan cual es la voluntad del Señor. El cristiano sensato aprenderá qué quiere Dios que haga y lo que agrada a Dios. Procurará con ahínco hacerlo, porque hacerlo requiere esfuerzo diligente. El sabio conocerá y hará la voluntad de Dios para andar como Dios quiere que ande y hacer lo que a él le agrade. Es posible conocer la voluntad de Dios y andar como hijo de luz haciendo el fruto de la luz. Mundo Hispano
  • El contraste con llenarse de vino y llenarse del Espíritu es obvio, pero tienen algo en común: en ambos casos, la persona está bajo la influencia de algo que la controla, sea el vino o El Espíritu.
  • Por último anímense unos a otros con Salmos, himnos y canciones espirituales.
  • Ser agradecidos.

CONCLUSIÓN

Hoy más que nunca estamos llamados a ser santos en toda la expresión del término. En medio de un mundo que se desvanece y cae a pedazos a causa del pecado, nuestra responsabilidad como cristianos, individual y colectivamente es “vivir vidas que agraden a Dios y hagan una diferencia en este mundo oscuro” Ser luz y ser sal para este mundo nunca fue más urgente que hoy.